sábado, 24 de mayo de 2014

Saquito combinado para bebé.


Una idea para aprovechar restos de lanas.
Toda tejedora, debe tener la habilidad de aprovechar los restos de lanas que quedan cada vez que hace una prenda. A veces nos sobran apenas una hebras. No hay que desecharlas. Recomiendo hacer una pelotita y guardarla cuidadosamente.
Al finalizar un proyecto, me encuentro ante una caja repleta de rollitos, medios ovillos, pelotitas y hebras sueltas de distintos colores, grosores y texturas. Ese momento me fascina. Me encanta mirar esas lanas, o hilos e inmediatamente empiezo a clasificar, agrupándolas de acuerdo a la textura y grosor. De esta forma las tengo casi listas para usar en cualquier momento. Es enorme la gama de posibilidades que esa caja contiene. Esos restos serán útiles para realizar algún trabajo en jacquard, o una prenda en varios colores, también para diseñar una guarda multicolor en alguna otra labor.

Las prendas para niños son las mejores. En la ropa infantil se utiliza y aprovechan todos los colores y texturas posibles y quedan preciosas.
Hace algunos años, estuvieron muy de moda las mantas tejidas en crochet en cuadritos de colores. Quedan preciosas y es una fantástica forma de aprovechar todos esos restos.

Hoy presento este saquito para bebé. Es para un tamaño de 6 a 9 meses.
Con unos 40 gramos aproximadamente de lana (sintética) matizada y otros 40 de lana de la misma textura y grosor en color lila; agujas Nº3,5 para el cuello, puños y bajo, y Nº 7 para el resto.

Se inicia por el cuello con 70 puntos.

Tejer 2,5 centímetros en elástico 1-1 para el cuello.
Luego distribuimos los puntos así para iniciar el raglán: 17 puntos para una delantera, donde vamos a tejer 6 puntos elástico 1-1 para la vista y 11 puntos derecho, 1 puntos revés que será el punto guía para el raglán, 7 puntos para el hombro, 1 punto revés, 18 puntos derecho para la espalda, 1 punto revés, 7 puntos derecho para el otro hombro, 1 punto revés, 11 puntos derecho y 6 puntos elástico 1-1 para la vista de la otra delantera.

En  las hileras de revés los puntos se tejen como se presentan.

En la siguiente hilera y siempre por el derecho del trabajo, tejeremos así: 6 puntos elástico 1-1, 11 puntos derecho, 1 aumento, 1 punto revés (punto guía) 1 aumento, 7 puntos derecho, 1 aumento, 1 punto revés (punto guía), 1 aumento, 18 puntos derecho, 1 aumento, 1 punto revés (punto guía), 1 aumento, 7 puntos derecho, 1 aumento, 1 punto revés (punto guía), 1 aumento, 11 puntos derecho y 6 puntos elástico 1-1.

Continuaremos trabajando de esta forma, haciendo siempre en las hileras de derecho, un aumento a cada lado del punto guía, hasta tener un largo en el raglán de 12 centímetros.

Alcanzado este largo, ya tendremos la cantidad de puntos necesarios para la manga. Ahora sacaremos en agujas auxiliares los puntos correspondientes a las delanteras y la espalda y trabajaremos solo sobre los puntos correspondientes a las mangas.

Tejeremos recto sobre ambas mangas en forma simultánea, hasta tener un largo desde la sisa de 17 centímetros. Luego pasamos a las agujas Nº3,5 y trabajaremos en punto elástico 1-1 para realizar el puño, por 3,5 centímetros. Cerramos sin ajustar y cortamos la hebra.

Retomamos los puntos que tenemos en espera: delantera, espalda y delantera y tejemos en una sola pieza, hasta tener un largo desde la sisa, de 17 centímetros.
Alcanzado ese largo, pasamos a las agujas Nº3,5 y tejemos en punto elástico 1-1 por 3,5 centímetros. Cerramos sin ajustar y cortamos la hebra.

Abriremos 5 ojales en la vista de la delantera del lado derecho si es para niña y en la del lado izquierdo si es para varón. Y colocaremos los botones en la otra vista. Para aprender a hacer los ojales, hacer clic acá.
Espero que este post, sirva para dar una idea de cómo aprovechar restos de lanas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ESCRIBE TU NOMBRE - No responderé comentarios anónimos.
Deja tu comentario aquí. Lo verás publicado inmediatamente.